Zapatero, your shoes

Me divertí tanto escribiendo la entrada Screwed up Spanish, que he decidido probar otra vez con mi colección. Pero, esta vez, de un modo un tanto artificial. De un modo AUTOMÁTICO 🙂

No es que no respete, e incluso que no me asusten un poco los vertiginosos avances de la traducción automática, pero he de confesar que esta pequeña bastarda me da más alegrías que sustos, y en breve veréis por qué.

Hay ciertas especialidades de traducción que ya están viéndose algo afectadas por los pasos de gigante de este software “maligno” y la falta de criterio de ciertos clientes, lo sé. Y me preocupa un poquitín, la verdad, sobre todo con esta situación económica. Pero en traducción audiovisual y en traducción literaria supone, a mi juicio, poca amenaza – cruzaré los dedos y me atreveré con nula.

Los homógrafos, las ambigüedades y los juegos de palabras, son solo algunos de los ejemplos en los que los traductores automáticos fracasan estrepitosamente. Y, ay, la fraseología (los que me conocéis sabéis que soy muy de la fraseología). Algunos programitas hilan cada vez más fino y traducen correctamente algunos de los refranes más comunes. Algunos programas, y algunos refranes, enfatizo. Pero, como decía, en general estas consultas (una de mis aficiones más perversas) me dan más alegrías que sustos:

(Si hacéis click en la imagen, se hace más grande)

¿Pero no decían los códigos deontológicos que nos dejáramos las ideologías a un lado a la hora de traducir?

Vaya, qué decepción, yo que siempre pensé que era “From lost to the river”…

Lo de “mataperros”, vale, era complicado, pero lo de echarle la culpa al pobre perro no tiene perdón. Descanse en paz.

Esta es mi favorita (que no todo en fraseología son arcaísmos)

Visto lo visto, confío en que nos tengamos que esperar otra generación más, por lo menos, para echarnos las manos a la cabeza y cometer un suicidio colectivo. Con lo que a mí me apetecía 😉

Anuncios

3 pensamientos en “Zapatero, your shoes

  1. Muy amena la entrada.

    En lo que a mí respecta, lo cierto es que tienes razón en lo que a la traducción literaria y al manejo de estas herramientas se refiere.

    ¿Has leído el libro «Speaking in Silver»?

    http://www.casadellibro.com/libro-speaking-in-silver/9788478808182/665974

    Creo que además había otro titulado, precisamente, «From Lost to the River». Y no, no me llevo comisión por publicitarlos, es que me recordaste a ellos.

    Un saludo,

    Sergio

    Me gusta

  2. Completamente de acuerdo. De todos modos la explotación de corpus paralelos para la creación de herramientas de traducción automática está empezando a dar resultados aceptables, sobre todo en textos con patrones textuales muy definidos y rígidos y sin contenido “artístico”, claro. Muchas veces creo que nuestros hijos ya no serán traductores sino correctores y editores 🙂

    Me gusta

We need to talk...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s