Guiño rápido a la asamblea de la AETI en Barcelona

Vaya, tres días seguidos, TraducArte está que arde. Pero en realidad el mérito es de toda la gente interesantísima a la que he conocido desde que me mudé a Barcelona.

Como el título es un poco spoiler, voy directamente al grano: el fin de semana pasado fue la I Asamblea de vocales de la AETI. Yo no soy vocal, pero me apetecía mucho conocer las entrañas de esta maravillosa iniciativa, y como la junta directiva está formada por gente muy maja, me acogieron sin problemas como futuro miembro de la Comisión de Asesoría Académica, si todo va bien.

Pero, ¿qué es eso de la AETI? Se trata de la Asociación Española de Estudiantes de Traducción e Interpretación. Se creó en 2012 con la intención de ser un nexo entre las diferentes universidades que ofertan la carrera de TeI, un representante de los intereses del alumnado de dicha carrera, un patrocinador del ENETI, y un puente entre el casi graduado y el tenebroso futuro laboral. Unos objetivos bastante ambiciosos para nacer de los miembros de una generación aséptica que no lucha por sus ideales 😉

¿Y qué es un vocal? Un vocal es el representante “máximo” de la AETI en una universidad concreta, y tiene voz y voto en las asambleas. Ahora mismo, la AETI tiene representación en 16 de las universidades que imparten TeI en España.

Por tanto, una asamblea de vocales es aquélla en la que la junta directiva de la asociación y los vocales de cada facultad se reúnen para discutir modificaciones de estatutos, reglamentos internos, dónde ir a tomar las cañas, etc. Y, evidentemente, he tenido la suerte de que la primera de esta asociación (de la que formo parte desde el pasado otoño) fuera en Barcelona.

El primer encuentro se dio en un contexto informal: una cenita el jueves para que los que no conocíamos a nadie (como era mi caso) empezáramos a relacionar nombres y caras. El viernes fue el trabajo duro: desde por la mañana temprano hasta bien entrada la tarde fue la ASAMBLEA, con mayúsculas. Algunos de vosotros la seguiríais por streaming. Se discutieron los objetivos de la asociación, la línea de acción, las modificaciones de los estatutos, y un largo etcétera.

Una de las partes que más me gustó fue la mesa redonda con dos profesoras de traducción de la UAB, Agata Orzeszek y Anabel Galán, que expusieron lo que en su opinión debería implicar la existencia de la AETI (muy acorde con los objetivos ya establecidos) y cuál es su visión del alumnado actual de TeI. Asimismo, la AETI manifestó qué tipo de colaboración se espera del equipo docente para la correcta consecución de los mencionados objetivos.

Asamblea AETI

Repito que era fin de semana. No podía faltar un poco de esparcimiento… somos jóvenes y hermosos, es lógico.

AETI noche

Aun así, como somos responsables y comprometidos nos quedaron fuerzas de sobra para asistir a la reunión prevista con diferentes asociaciones profesionales, a saber: ASETRAD (featuring Javier Sancho, vicepresidente), APTIC (José Luis Díez, presidente, y Anna Arnall, comisión de universidades) y UniCo (Beatriz Benítez, vicepresidenta). Misma tónica: ¿qué esperan las asociaciones profesionales de la AETI y qué esperamos nosotros de estas asociaciones? A ambas partes nos beneficiaría una colaboración estrecha, y se estuvieron estudiando las diferentes opciones.

Se sacaron varias conclusiones de estos intercambios con docentes y profesionales, como el hecho de que cada facultad es un mundo particular lleno de individuos ajenos a lo que realmente sucede fuera del alma máter. Pero, si hay algo que a mí me marcó y me dio aliento, fue la ratificación de que la AETI es necesaria y es MUY beneficiosa para la comunidad estudiantil.

Se dice del asociacionismo (y estoy de acuerdo) que es esencial en términos de visibilidad y de fortaleza profesionales. Sin embargo en el caso de los estudiantes, un grupo tan heterogéneo y “con fecha de caducidad”, esta significación va más allá: es una guía y un apoyo de valor incalculable. A lo mejor un decanato no escucha las plegarias de 20 estudiantes, pero es más difícil fingir sordera selectiva ante 200 socios a nivel nacional. Y tal vez dentro de cuatro años se acabe la aventura que se empezó al iniciar los estudios y por tanto quizás a ti, como individuo, te sea indiferente que el plan de estudios con el que no estabas de acuerdo mejore, siga igual o empeore, o que suban las tasas universitarias… pero la asociación seguirá ahí para defender a los que vengan detrás.

Es interesante, es útil, pero sobre todo es bonito. Y me sentiré orgullosa de formar parte de ello, como algo más que una socia pasiva.

Muchísimas gracias a todos, en especial a la junta directiva, por haberme acogido con los brazos así de abiertos:

Presi y vice

Anuncios

We need to talk...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s